La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera actividad física al movimiento corporal originado por músculos esqueléticos y su resultante consumo de energía. Incluye acciones realizadas al laborar, jugar o viajar, así como en tareas de recreación y domésticas.

Cualquier actividad física realizada en tiempo de ocio, para desplazarse de un lugar a otro o como parte del trabajo beneficia la salud. Se diferencia del ejercicio debido a que éste se planea, está estructurado, es repetitivo y su objetivo consiste en mejorar o mantener uno o más componentes del estado físico.

La OMS ha elaborado recomendaciones sobre actividad física, con el objetivo general de proporcionar a los formuladores de políticas, a nivel nacional y regional, orientación sobre relación dosis-respuesta entre frecuencia, duración, intensidad, tipo y cantidad total de actividad física.

Entre 5 y 17 años de edad 

Deben realizar juegos, deportes, desplazamientos, labores recreativas, educación física o ejercicios programados en el contexto familiar, escuela o actividades comunitarias, a fin de mejorar funciones cardiorrespiratorias y musculares.

  1. Se recomienda invertir mínimo 60 minutos diarios en acciones de intensidad moderada a vigorosa, un tiempo superior reportará mayores beneficios a la salud.
  2. La actividad diaria puede ser mayoritariamente aeróbica, sumando tres veces por semana rutinas vigorosas que refuercen músculos y huesos.

Entre 18 y 64 años 

Labores recreativas o de ocio, desplazamientos (paseos a pie o en bicicleta), actividades ocupacionales (es decir trabajo), tareas domésticas, juegos, deportes o ejercicios programados.

  1. Es recomendable dedicar 150 minutos semanales para actividades aeróbicas de intensidad moderada, 75 minutos en forma vigorosa o bien una combinación equivalente de ambas.
  2. Las rutinas aeróbicas se practicarán en sesiones con 10 minutos de duración como mínimo.
  3. A fin de obtener aún mayores beneficios a la salud, es recomendable incrementar hasta 300 minutos por semana la práctica de acciones aeróbicas moderadas, 150 en forma intensa o una combinación equivalente de ambas.
  4. Dos veces o más a la semana, se deben realizar rutinas para fortalecimiento sobre los grandes grupos musculares.

65 años en adelante 

Con objeto de mejorar funciones cardiorrespiratorias y musculares, así como salud ósea y funcional, además de atenuar riesgo para desarrollar ENT, depresión y deterioro cognitivo, se recomienda…

  1. Adultos en este rango de edad deben llevar a cabo 150 minutos semanales de actividad aeróbica moderada, algún tipo de rutina vigorosa durante 75 minutos o bien una combinación equivalente en ambas.
  2. Las rutinas se practicarán en sesiones de 10 minutos como mínimo.
  3. Para obtener mayores beneficios a la salud, es necesario incrementar hasta 300 minutos por semana la práctica de acciones aeróbicas moderadas, 150 en forma intensa o una combinación equivalente de ambas.
  4. Tres días o más a la semana, personas con movilidad reducida deben implementar actividades que permitan mejorar su equilibrio e impedir caídas.
  5. Realizar acciones que fortalezcan principales grupos de músculos dos o más días por semana.
  6. Cuando adultos de mayor edad no estén en posibilidad de seguir estas recomendaciones con base en su estado de salud, se mantendrán físicamente activos en la medida que se lo permitan sus capacidades.

Doctora Bianca Morales

Cédula 6533410

REFERENCIAS

CONSULTA A TU MÉDICO