La salud mental y física es un derecho humano fundamental, constituye la base para el bienestar y participación en todos los aspectos de vida. Si bien la biología incide en ella, normas sociales, decisiones políticas o nivel de progreso económico también lo hacen y son factores susceptibles de contener patrones en discriminación por género.

Así, resulta indispensable el sistema que se establezca para implementarla haga posible un acceso universal y equitativo a servicios de calidad, sin importar etnia, género, condición social, convicciones religiosas, situación geográfica…

Hoy día las inequidades en salud ocurren para millones de mujeres, en especial las más pobres y jóvenes, inmigrantes o desplazadas, que habitan zonas rurales o urbanas marginales, de distintas razas o etnias, con capacidades diferentes entre otras condiciones.

Por ello en 1987, la Red Mundial de Mujeres por los Derechos Sexuales y Reproductivos, proclamó el 28 de mayo como Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer, cuyo eje central gira en torno a prevenir mortalidad materna y reafirmar la salud como un derecho al que las mujeres deben tener acceso sin restricciones o exclusión de ningún tipo y durante la totalidad de su vida.

Activistas latinoamericanas y caribeñas han realizado diversas actividades en esta directriz, para reclamar acceso a una atención de calidad, así como a información, educación y servicios de salud sexual y reproductiva para adolescentes. Medidas encaminadas a lograr que todas las mujeres puedan decidir libre y responsablemente si desean tener hijos o no, su número y el momento que consideran más idóneo en la procreación.

Médico Perla Elsy Martínez Carrera

Cédula 6709373

 ¿Quieres saber más? Chatea con nuestra doctora haciendo clic aquí

Fuentes

CONSULTA A TU MÉDICO